martes, 2 de noviembre de 2010

The Rise and Fall of Harvey Dent

... Best known as "The Long Halloween".

Jeph Loeb es un buen escritor, punto. No es un excelente escritor, (en serio, hay muy pocos, se pueden contar con la palma de una mano), pero tampoco es un mal escritor, insisto, es un buen escritor, punto.

Muchas cosas se pueden decir de Jeph Loeb. Sus detractores dicen que es un mal escritor porque mato a personajes de un universo al que nadie le importa (porque seamos honestos, si a alguien le importaran no hubieran tenido esa baja de ventas y pues, no hubieran restructurado su universo), porque no sabe escribir misterios (pero bueno, en realidad ¿cuantos escritores existen que verdaderamente sepan crear misterios coherentes?, no todo el mundo es Arthur Conan Doyle) o que gran parte de su "éxito" como escritor se lo debe a los dibujantes con los que trabaja (aunque si lo pensamos un poco, muchos de esos dibujantes con los que trabaja, no eran nadie hasta que empezaron a trabajar con el, como el dibujante de la serie que nos atañe).

Todo lo que digo arriba es cierto, pero tampoco podemos dejar de lado que es un escritor que vende, que logra poner a los personajes que escribe en el centro de atención de la gente y que para bien o para mal, su trabajo es recordado aún pasado el tiempo. En particular, me gustan sus historias ubicadas en el pasado, donde hace un excelente trabajo tomando momentos de aquí y de allá y agregándole su toque personal. Pero bueno, llevo ya tres párrafos y no he hablado nada de la miniserie que se supone voy a comentar aquí. Así que empecemos.

The Rise and Fall of Harvey Dent, conocida por todos como "The Long Halloween", es quizás, por lo menos para mi, la mejor historia escrita por Jeph Loeb. Tiene todos los ingredientes que hacen que una historia sea buena y memorable. Tiene un misterio, tiene romance, tiene acción, en fin, todo lo que se esperaría de una historia de superheroes. Y ademas de todo, tiene un excelente dibujo cortesía de Tim Sale (a mi parecer, también el mejor de su carrera).

Lo que mas me gusto de la miniserie es el manejo que Jeph le da a los personajes de soporte. Para nadie es un misterio que uno de los puntos que mas destaco en las historias es este. En serio que casi cualquier simio puede escribir "y ahora le corta la cabeza con una espada" (lo acabo de hacer y no, no soy un simio), con un buen dibujante la escena se vera impactante y la gente dirá "wow, ese cuate si sabe escribir", y que creen, no es así. Por otro lado, el crear o restructurar personajes de soporte es una tarea complicada. Por algo están ahí, pero en muchas series (y en otros medios), cuando los personajes no están bien desarrollados, ni cuenta te das de ellos. Por el contrario, algunas veces, cuando ellos están bien estructurados, en muchos casos se roban la serie. Como en este caso...

Two-face siempre me ha parecido un personaje interesante. No es mi villano favorito, ni siquiera dentro del universo de Batman, pero si me parece que tiene muchos matices que lo hacen destacar de los demás. No así su alter ego antes de convertirse en lo que es ahora. Harvey Dent no pasaba de ser el pobre fiscal de distrito que un día había sido atacado por un jefe de la mafia y terminaba desfigurado y loco. Lo que logra Jeph con el personaje es excelente. No se si algunos elementos que involucra los introdujo el o ya existían en la vida de Harvey, pero honestamente no me importa. El ver a un Harvey cariñoso con su esposa, preocupado si va a poder pagar o no por la casa que acaban de comprar, desesperado por no averiguar quien es el asesino, lo único que logran es que uno como lector se involucre con el personaje. Y funciona aún mejor para la gente como yo que saben cual va a ser el destino final de este pobre fiscal de distrito. Por lo menos yo en algunos momentos si sentía pena por el. Y cuando lo desfiguran, casi solté una lagrima por su esposa.

Y creo que esa es la magia de Jeph. Así como en "Daredevil Yellow" o en "Spider-man Blue" quienes se llevan las palmas son Karen Page o Gwen Stacy, aquí lo es Harvey. Un buen fiscal cuyo único pecado es querer una ciudad mas limpia.
Se ha producido un error en este gadget.