martes, 4 de agosto de 2009

La tepiteada

Al fin termine de leer "La tepiteada", ese libro que hizo que volviera a comprar libros de una manera "regular" el año pasado y que aún tenía en el librero. Me desilusiono mucho.

Primero les voy a dar una pequeña introducción. Armando Ramirez (el escritor del libro) es uno de mis escritores favoritos. Existen pocos como el para narrar los acontecimientos diarios de la clase baja, ademas de que tiene un conocimiento increíble del centro histórico (el es oriundo de Tepito). Aunque yo ya a medias sabia de su existencia (en la secundaria la maestra que nos daba literatura nos dijo que ella había querido incluir en el plan de estudios "Chin, chin el teporocho", pero no la habían dejado), fue hasta muchos años después cuando entre a la facultad de filosofía que leí por primera vez un libro de el ("Quinceañera") y me hice fan, y he leido muchos de sus libros algunos muy buenos (los ya mencionados "Chin, chin el teporocho", "Quinceañera" o "Pantaletas") y otros no tanto, pero en general son libros buenos, fáciles de leer, eso si, con lenguaje muy coloquial que tal vez a gente de provincia le podrían causar dolores de cabeza (ni que decir de gente extranjera).

Últimamente ha cambiado un poco sus textos. A sacado una trilogía de libros "politicos", de los cuales he leido solo los dos primeros y son muy buenos y este último "La tepiteada", que, aunque no sale de sus lugares comunes si es un giro completo a sus anteriores trabajos ya que este es una novela de ficción donde hay dioses, algunos personajes son "inmortales" y cosas por el estilo (se supone que es "La Ileada" pero en Tepito) y a mi parecer falla muy feo.

Como ya mencione arriba, uno de sus sellos distintivos es el presentar cosas de la vida cotidiana y aquí no pasa así, mas bien todo son enfrentamientos entre dos bandos rivales, todo "dirigido" por unos dioses (que son la clase politica mexicana) que los ven desde un cuarto lleno de espejos y a mi parecer se pierde el encanto que lo caracteriza. Otro punto en contra es la manera de narrarlo, desde cuatro puntos de vista diferentes, lo cual hace la lectura lenta y tediosa e incluso por momentos repetitiva.

Si están interesados en los textos de Armando, no tomen este como su primer referencia, mejor busquen "Chin chin, el teporocho" que acaba de ser reeditado (y yo que me tarde un montón en conseguir una copia), eso si, no busquen la película, no le hace honor al libro.

Saludos.

2 comentarios:

Kaiser dijo...

Yo sólo lo leí en la librería y no me atrajo nadita. Por qué la gente insiste en que un libro hecho en México a fuerzas debe incluir sátira de la realidad sociopolítica? Y la alta fantasía como tal en México creo que no existe... Una vez vi en una librería en Monterrey el cartel donde una autora de una novela de fantasía pedía a los lectores que compraran su libro.

Esa es la razón por la cual mi novela de fantasía sólo la escribo en inglés. Se irá derechito a Estados Unidos cuando esté terminada.

HellSpawn dijo...

Uts.. a mi nunca me toco clase en los conaleps donde te encargaran leer libros..

Pero bueno, que mal que esta novela no te agrado al nivel de lo anterior..

Se ha producido un error en este gadget.