lunes, 15 de diciembre de 2008

Encuentros inesperados

Hace ya un par de años, por insistencia mía, en mi casa decidieron domiciliar los pagos en el banco. "Es mas sencillo", dije yo. "No tenemos que hacer colas, ni preocuparnos de nada".

En lo que respecta al telefono no hay bronca, el banco siempre paga, mientras que el cable como lo pagamos anual tampoco tenemos problema, es mas, el gas, que es el único que no domicilia el banco lo voy a pagar a un 7/11 y me ahorro de filas. Pero la luz, ha maldita luz... Hace igual, un par de años, nos fuimos de vacaciones y justo el día que regresamos nos encontramos a un empleado de la compañia de luz intentando cortarla. Por alguna razón, el banco y ellos no tenían noticias uno de el otro y entonces se alistaron a cortarnos. Mi mama fue corriendo al banco (que queda a media cuadra de mi casa) y como pudimos detuvimos al empleado de la luz. Desde ese día cada dos meses me toca ir a la compañía de luz a pedir un recibo y como se podrán imaginar me toca hacer unas colas espantosas.

Hoy, adelantandome a la entrega de recibos en el edificio, me lance a la compañía de luz, ya que ayer revise por internet cuanto se debía (increíble, pero aunque uno pueda revisar por internet, tienes que ir a hacer la fila para que te den el recibo, no entiendo por que, pero así se manejan).

Como podrán imaginar, hice como una hora de cola, y lo peor es como casi no avanza, me empiezo a entumir. Digo, yo puedo hacer cola o caminar mucho sin cansarme, pero el estar parado practicamente en la misma posición durante mucho tiempo me entume.

Por fin estaba por llegar a la caja y de repente voltee la vista hacía la derecha y la vi. No lo podía creer. Martha Aura, la actriz estaba haciendo un tramite en la compañía de luz. Una actriz de su categoría y que ademas esta grabando telenovela en este momento y estaba ahí, parada, perdiendo su tiempo en la compañia de luz haciendo una aclaración.

Después de que me dieron el recibo me arme de valor y me le acerque. Ella no podía creer que alguien la hubiera reconocido y le estuviera pidiendo un autógrafo (¿porque me pasa esto siempre que me he topado con algun famoso?, tal vez el caso mas increíble fue el de Guillermo Briseño en el Wal-Mart, que en serio juraba que yo no tenía porque conocerlo). Me pregunto si veía la novela y me dio su autógrafo. Yo me quede con las ganas de elogiar mas su trabajo, pero yo creo que un poco por pena y otro tanto porque tenía todavía que ir al banco me detuvieron.

La verdad había empezado mi día un poco molesto por lo de los pagos, pero eso me alegro bastante el día.

Saludos.

2 comentarios:

Nass dijo...

ja
Asi se las gasta la vida, jugando bromas pesadas y sorpresas agradables.
Chida anecdota y felicidades por tu autografo :p

HellSpawn dijo...

Orale..que increible y qu egenial.

Un día amargo se te endiulzo.

U no fue cualquier artista, si no una a la que sigues bastante.

En verdad que que chingon que te haya ocurrido eso.

Se ha producido un error en este gadget.